Caótico Maligno

Decadencia

leave a comment »

Alguna vez un amigo, conocedor de mi afición a la escritura, me confió una opinión de sí: dijo no saber contar una historia.

Refuté su afirmación, elogiando la forma en la que narra eventos de su vida y hace propios los chistes que conoce. Abundan ejemplos cotidianos donde una persona ejercita la narrativa. Pensé en un abuelo contando a sus nietos una anécdota, o una persona contándole a otra un suceso del día.

Hubo una historia el domingo en el Teatro Argentino de La Plata que no se contó como debiera.

La obra era “Così fan tutte”, ópera con música de Mozart. Ambientada en Nápoles, dos soldados realizan una apuesta con un tercer amigo, Don Alfonso, sobre la fidelidad de sus parejas, las hermanas Fiordiligi y Dorabella. Ambos creen que ellas serán fieles por siempre, Don Alfonso no está de acuerdo y les propone un plan. Fingen ser llamados a combatir en el frente; Don Alfonso los presentará a las jóvenes como otros buenos amigos que posee. Ellos, que se dicen albaneses, intentarán, en un cruce de parejas, seducirlas y contraer matrimonio.

En esta ocasión se ubicó la escena en los años cincuenta. La escenografía, para ser delicado, fue modesta y pasable, excepto el dormitorio, que por la profusión y la disposición de la indumentaria en vestidores remitía más a nuestra época que a la que deseaba enviarnos.

Donde falló abismalmente fue en el vestuario. Allí sobró el cuero negro. Nuestros Ferrando y Guglielmo, simulando ser albaneses, vestían ambos gorras y camperas de cuero, con pantalón, remera y botas del mismo color. Una cadena colgaba del pantalón a modo de abalorio. Parecían motociclistas, o dos sujetos escapados de un casting de imitadores de Village People. En ocasiones danzaron, bufonescos, siguiendo los compases musicales; otorgaron más chances a la segunda teoría. Curiosamente no usaban barbas postizas ni apliques que ocultaran su identidad; nadie, ni las novias, ni el público, quedaban con excusas para confundirlos visualmente.

Don Alfonso parecía un director de cine: también de negro, con gorra, anteojos, saco, remera, pantalones y zapatos.

14196199_1471485542867840_7249550937154952792_o

Imágenes extraídas de Facebook

Probablemente el momento más incongruente visualmente se produjera durante la escena de la fiesta de casamiento. El coro, presente en escena, jugaba a ser los invitados. Algunos de ellos parecían haber llevado la ropa de fiesta de su casa: noté calzas elastizadas (muy ochentas) en una joven. Ferrando y Guglielmo, aún como albaneses, mantenían el cuero: ni siquiera para celebrar sus matrimonios cambiaron sus atuendos. Para peor, y en sintonía con el desmadre, algunos de los hombres del coro vestían igual que los flamantes maridos (¿personificarían falsos parientes albaneses? ¿era la charada más grande de lo que pensábamos?).

14196199_1471485542867840_7249550937154952792_o

Los “albaneses” de fiesta

La adaptación de la obra tampoco fue de lo mejor. Al estar ambientada en los cincuenta, lleva a preguntarse qué guerra estaba librando Italia por entonces.

Como siempre, los músicos y los intérpretes salvan la velada, aunque lamentablemente la ópera parece condenada a convertirse un espectáculo sonoro en vez de retomar un estilo integral. Bajo la premisa de una puesta “moderna”, eufemismo ya obsoleto para admitir un presupuesto minúsculo, se ofrece un espectáculo visual vacío, rácano y amarrete. Y considerando que hubo que aguardar hasta septiembre para acceder a un espectáculo que no fuese un concierto, el panorama promete empeorar.

Anuncios

Written by Pablo

12/09/2016 a 6:16 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: