Caótico Maligno

Pelado botón

leave a comment »

Hace ya unos cuantos años que tengo poco pelo. La primera gran caída ocurrió un verano; salía a la calle sin peinarme porque cada vez que me pasaba el peine dejaba en él muchos cabellos.

Al año siguiente, también en verano, me pasó otra vez. Ya con menos cabello, la caída mermó, aunque nunca dejé de encontrar pelos en cualquier lado.

Un par de años atrás dejé crecer libremente los cinco cabellos que me quedaban hasta que colmaron mi paciencia. Los más osados alcanzaron la base de mi cuello; nunca antes había tenido el pelo tan largo.

Así que, hastiado y en una calurosa tarde de enero, me pasé la máquina dejando un par de milímetros. Culminada la faena mi cabeza parecía un campo yermo, triste, desértico; faltaba un cardo ruso que pasara. Eso sí, no necesitaba un peine y es suficientemente fresco para la época. Nunca antes había tenido el pelo tan corto.

Me costó amigarme con mi nueva imagen, de modo que, con la excusa de cuidarme del sol, me compré unas gorras. Las usé bastante; anduve así ataviado durante algo más de un mes. Desafié al buen gusto en casi todos lados, incluso en el trabajo.

Las gorras no sólo me protegieron del sol veraniego sino que además me resguardaron de la opinión del prójimo. Aun cuando soy de los que prefieren que todo el mundo exprese su juicio acerca de cualquier tema, deseé que respetaran mi voluntad y evitaran formular comentario alguno sobre mi cabello. Lamentablemente casi nadie respetó mi deseo.

Mi principal reparo está fundado en lo limitado de mis chances. Me corto el pelo como puedo, no como quiero. Por tanto, no se trata una decisión estética; considero que no tengo alternativa. Entonces, que alguien me informe que mi corte me queda bien no es un elogio; es, en el mejor de los casos, una desafortunada coincidencia.

Mientras tuve una gorra puesta, nadie pudo opinar. Donde hubiera ido luciendo mi calva, quien viera mi flamante corte por primera vez se sentía obligado a emitir un comentario.

En general, quienes opinaron coincidieron en su apreciación. La mayoría puso el piloto automático y me comentó que me quedaba bien. Hubieron un par de casos con rostros embebidos en sorpresa; una persona muy cercana me confesó que el pelo largo me quedaba mal (¿por qué te guardaste la opinión tanto tiempo?) y una dama me dijo que “me veía distinto pero no se daba cuenta qué era lo que había cambiado”. Menos mal que no pretendo ocupar un lugar memorable en su vida…

Anuncios

Written by Pablo

23/03/2012 a 10:18 am

Publicado en Cosas que pasan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: