Caótico Maligno

Archive for agosto 2011

Incommunicado

with 2 comments

Los primeros días de agosto me encontraron alejado de este espacio por tener que atender una serie de asuntos personales y porque, según pude descubrir, el servicio de Internet no estaba funcionando.

Domingo 7 de agosto a la tarde. Tenía ganas de conectarme a Internet, pero el modem no detectaba señal en la línea. Si bien no es normal, ha pasado en otras ocasiones y no le presté mayor importancia, suponiendo que todo se arreglaría pronto, como siempre.
No me preocupa estar sin Internet, no me considero dependiente del servicio, creo que puedo vivir perfectamente sin él; pero considerando que se trata de un servicio pago, que Telefónica no es Cáritas, y que tan pronto mi familia se enteró de lo que acaecía mostraron un inocultable disgusto, no me quedó más remedio que llamar a la empresa unas horas más tarde. Según el joven que me atendió, tenían problemas en la línea y a la brevedad restablecerían el servicio.

Lunes al mediodía. Un rato antes de ir al trabajo encendí la pc a efectos de comprobar si tenía Internet, pero todo estaba como la tarde anterior. Reiteré el reclamo. Cuando volví del trabajo, al anochecer, los muchachos de Telefónica llamaron para confirmar si había recuperado el servicio: mi respuesta fue negativa. Me informaron que aún tenían problemas y que seguían tratando de solucionarlos.

Tercer día. Sonó el teléfono en la mañana. Una chica se presentó y dijo ser empleada de Telefónica. Acto seguido, me informó el propósito de su llamado: ofrecía cambiar la velocidad del servicio de internet. Sorprendido e indignado, me pregunté si tenían una oficina de sadismo e ironía dirigida por un aspirante a Tangalanga. Que te llamen para ofrecerte la mejora de un servicio no disponible es desorganización, bizarría, o mera estupidez. La realidad se obstina en tener una faceta cruel e irónica, y en este caso Telefónica la había capitalizado, abandonando el rubro comunicaciones en favor del medio humorístico.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Pablo

27/08/2011 at 9:54 am

Publicado en Anécdotas

Comunicación

leave a comment »

La persona que enuncia la frase “te estoy hablando bien” ha estado comunicándose demasiado más clara y enfática que educadamente, pese a que cree haber hecho exactamente lo opuesto. Ignora que el mensaje, en su lenguaje primal y basto, fue comprendido por el receptor.

Cuando se invierten los roles y el basto sujeto que hablaba no escucha y prefiere quedarse con su propia opinión, es momento de ponerse el casco de ruido blanco y que todo resbale.

Written by Pablo

20/08/2011 at 9:53 am

Publicado en Cosas que pasan