Caótico Maligno

Emo arruinao unos billetes

leave a comment »

Hubo una época donde escribir en el reverso o en el anverso del dinero era bastante común. Declaraciones de amor, números telefónicos, frases ocurrentes, otras soeces, elecciones deportivas o políticas, cadenas de mensajes o direcciones acompañaban la filigrana.

Con el paso de los años noté el desuso de la práctica. Cabe suponer que los vaivenes de la situación económica impiden dejar marcas: la plata se va tan pronto llega. O tal vez la compra de moneda extranjera haya instigado un cierto recelo, un cuidado del dinero. O la preferencia de utilizar tarjetas de crédito. Sea por la razón que fuere, viendo algunos de los billetes que en los últimos tiempos circularon por mis manos, queda claro que todavía hay quienes ejercitan el antiguo hábito de escribir el dinero.

 

"¡Los federales me deprimen! Quiero cortarme las venas"

Se le ha practicado una cirugía capilar reconstructiva al Dr. Bartolomé Mitre tendiente a mejorar su imagen y recuperar el cabello hirsuto de sus años mozos; el profesional a cargo de la operación, atento a la particularidad de atender a un ex presidente, procuró, tras una jornada larga, agotadora y sumamente tensa, satisfacerlo ampliamente, manteniendo el implante la peculiar coloración.
Tras el posoperatorio, sus asistentes de imagen le recomendaron los servicios de un afamado estilista: con los resultados a la vista, el fundador del diario La Nación goza de un aspecto más fresco y moderno, con el que los más jóvenes, entre ellos los emos, podrán sentirse identificados.

 

Podemos dormir tranquilos: a las sabias y precisas manos de un gallardo arquero se ha conferido la salvaguarda del museo Mitre.

En lo alto de la fachada del museo Mitre, un noble guerrero permanece alerta a la menor señal de peligro. En su interminable vigilia, donde ofrenda su vida sin mediar condiciones, tensa al máximo el arma que empuña; debe estar preparado para actuar inmediatamente si las circunstancias lo exigen. Se muestra dispuesto, en nombre de la Patria, a disparar sus flechas en defensa de la Institución.
Nada se sabe de este valiente arquero cuya sacrificada vida es homenajeada en el reverso del mismo billete. Se cree que es oriundo de la ciudad de Azul. Por el color de su piel, se conjetura que, antes de volcarse definitivamente a proteger el museo, fue un extra en la película “Avatar”.

 

Este otro individuo reemplazó la practicidad y el orden de una agenda, donde, entre otras características, puede almacenarse múltiples números telefónicos de una misma persona, en favor del más compacto, portable y versátil billete. Además tachó el número de serie del papel moneda. A falta de papel, bueno es el papel moneda; útil, siempre a mano, ideal para anotar sus necesidades más urgentes. Mientras tenga el buen tino de almacenar el billete para no gastarlo antes de memorizar el número, claro.

 

En el reverso del billete “Pilin” le confiesa a “Maka” su amor, que arde desde el año pasado. En el frente se atreve a soñar un futuro conjunto, uniendo los apodos como las felices parejas. Qué tierno. No obstante, hasta allí llega su arrojo: en épocas donde abundan los medios para relacionarse, “Pilin” opta por declararse lacónicamente en un billete. ¿Trabaja “Maka” en un comercio y este sujeto no tuvo idea sobre cómo acercarse en persona? “Ya sé” –pensó-, “le compro algo en el kiosco y le pago con el billete”. Todo un estratega –económico, por cierto- en las azarosas artes del afecto.

Anuncios

Written by Pablo

26/06/2011 a 9:56 am

Publicado en Cosas que pasan, Desvariando, Imágenes

Tagged with

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: