Caótico Maligno

Archive for mayo 2011

El falso budista

leave a comment »

Siete de la tarde, golpean la puerta de la oficina donde trabajo.

-El chico de las llaves, ¿no está?
-Debe andar por acá –respondí.- Lo vi hace unos minutos…

“El chico de las llaves” tiene acceso a una dependencia donde hay un gran tablero con llaves de todas las dependencias del establecimiento.

Me sumé a la búsqueda del muchacho, que, pese a su tendencia a desaparecer cuando se lo necesita, se lo percibe a la distancia: donde quiera que vaya lo acompaña el tintineo de una muchedumbre de aleaciones que porta en su cintura, compuesta por un cúmulo de llaves y una larga cadena. Gusta vestir de negro y usar borceguíes; es un amante del heavy metal. Lo buscamos de un lado a otro, en el primer piso, en el segundo piso, en salas, pasillos, oficinas; en el estacionamiento, en la cafetería, en la calle. Ni rastros de él.

Una empleada de limpieza preguntó:

-¿No estará en el baño?

Nada tenía que perder con el intento, así que fui a chequear si estaba allí. Me dirigí al el tocador de caballeros, cuyas luces hallábanse encendidas, indicando la presencia de al menos un hombre.

Efectivamente, desde el umbral noté rasgos distintivos del joven; los visuales eran claramente divisables por debajo del cubículo. Los eslabones de la cadena, que habitualmente cuelgan de su cinturón, besaban el suelo; a centímetros de éstos, las inconfundibles, gastadas botas.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Written by Pablo

31/05/2011 at 2:56 pm

Publicado en Anécdotas

Tagged with ,

Veritas est realitas

leave a comment »

(La verdad es la realidad)

 

Por una reunión tuve que acudir al trabajo por la mañana. Finalizada la misma, me retiraba y en el trayecto pasé frente a mi oficina. Mi jefa me vio y me hizo señas para que entrara, pues quería conocer los detalles. Obedecí a regañadientes.

-No tengo que pasar por acá, no es mi horario –le recordé mientras saludaba una a una a mis compañeras. Antes solía quedarme un rato, tratando de disipar mis inquietudes laborales y mejorar la inexistente comunicación entre los turnos, pero en los últimos tiempos he redescubierto el encanto del misterio. -Además prefiero que nos veamos lo menos posible.

Comentarios reprobatorios arribaron desde por lo menos dos puntos cardinales.

-Hay tres situaciones en las que nos vemos –dije, y empecé a enumerar acompañando con los gestos respectivos –Cuando hay problemas, cuando necesitan pedirme algo, y cuando hay problemas y necesitan pedirme algo.

Con frecuencia logro -en ocasiones involuntariamente- que mis interlocutores no puedan distinguir exactamente cuándo hablo en broma y cuándo en serio. Esta vez la hice demasiado obvia. Dos compañeras apenas sonrieron, una protestó sutilmente, y no pude ver la reacción de mi jefa, quien se encontraba a mis espaldas en ese momento, aunque presumo que acusó el golpe. Ninguna de las cuatro presentes dijo “está equivocado”.

Written by Pablo

26/05/2011 at 6:08 pm

Publicado en Anécdotas

Tagged with

Elecciones en Chubut

with 2 comments

Revista "Veintitrés", 12/05/2011

No puedo agregar demasiado, la nota es suficientemente buena y concisa. El 29 de mayo próximo, 1967 ciudadanos decidirán una elección que, en un sistema democrático implementado en las bases de la legalidad y honestidad de quienes lo dirigen, debería haber culminado dos meses atrás.

1967 ciudadanos deberán volver a votar en seis mesas, acorde al dictamen de la Justicia de Chubut. Seis mesas donde los recuentos de votos lejos estuvieron de la transparencia, donde se esgrimieron excusas inaceptables para justificar números imposibles que daban ganador al delfín de Das Neves.

Hay dos declaraciones en la nota: una de Daniel Arizpe, jefe de prensa de Carlos Eliceche (FPV), y otra de Rubén Fernández (PJ local). Ambos hablan de la campaña y de los tiempos a manejar para promoverse. Arizpe se extiende a destacar la independencia de los poderes en la provincia. Ninguno de los dos comenta sobre las irregularidades de los comicios.

La medida, empero, delimita una definición anecdótica en la pugna por estamentos de poder, sobre la cual ambos bandos mayoritarios parecen haber acordado. En un país con atisbos de seriedad política la justicia –provincial o nacional- se pronunciaría, con la misma celeridad con la que Chubut promulgó este dictamen, en pos de investigar y procesar a los responsables de este mamarracho electoral.

Written by Pablo

19/05/2011 at 6:58 pm

Publicado en Opinión

Tagged with

Lectura express

leave a comment »

Revista "Ñ", 07 de mayo de 2011

 

Sobre estas líneas puse una reseña literaria del libro “Crónica de Sombras. Sobre escritos inéditos de Jacobo Fijman”, de Andrés H. Allegroni, que fuera publicada esta semana en uno de los diarios de mayor tirada en la República Argentina.

El autor de la nota la inicia disculpándose por no haber podido identificar la esencia del libro en base a los elementos de la edición. Confesó que apenas leyó el prólogo y que “no hizo falta (leer) más”. Expuso un pobre justificativo para ese accionar (“Empezaron a acumularse las preguntas: ¿ese diario o los textos que se incluyen, son inéditos? ¿alguien lo conocía?”), prosiguió con una igualmente corta referencia biográfica de Jacobo Fijman, citó el primer renglón de la solapa, y en las últimas oraciones cayó presa de su propia telaraña: invalidó su excusa al proponer que un libro sea leído dejando de lado los planteos sobre la naturaleza ficcional o real de su argumento.

Irónicamente, el autor de la nota, un Licenciado en Comunicación Social, se quedó sin qué decir y llenó de palabras vanas unas cuantas líneas. Al no haber leído el libro, no opina sobre él. Su reseña es la no reseña: comenta que es incapaz de formular un juicio de valor sobre la publicación.

Aunque improbable, valoraría un esfuerzo por enmendar la situación. Un esfuerzo que hiciera justicia con el autor, con el tiempo que dedicó a su obra, con la obra en sí misma, con los lectores del artículo. Quisiera ver saldada esa cuenta antes de concluir que en el suplemento de cultura de Clarín se le asignó un espacio al ganador de Gran Hermano.

Written by Pablo

12/05/2011 at 3:51 pm

La llave

with 3 comments

En mi lugar de trabajo tenemos dos turnos: uno a la mañana y otro a la tarde. Salvo en circunstancias extraordinarias, léase una azarosa conjunción estelar, un triunfo de Boca Juniors, o la más probable, cuando las obligaciones estiran el horario, no nos vemos. La esporádica comunicación entre turnos ocurre por escrito.

Desde fines de 2009, fecha en la que tuvo lugar un robo, se decidió que las puertas de cada dependencia tengan solamente un manijón afuera, a efectos de proteger al personal. Quien quiera ingresar, entonces, debe contar con la llave o desde adentro alguien debe abrirle, sea en forma manual o electrónica.

La llave de la oficina donde trabajo se cuelga en un tablero, ubicado en otra oficina. Ambos turnos acudimos a buscar la llave antes de empezar y la depositamos allí al retirarnos.

Pues un día, con la excusa de cerciorarse que yo pudiera entrar, mi jefa ordenó hacer una copia adicional de aquella llave para mí, que varias veces rechacé terminantemente. Llave que, además, ella decidió duplicar por su cuenta, sin responder a sus superiores.

La última vez que tuve que repetir mi argumento fue precisamente ante ella, a fines del año pasado.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Pablo

05/05/2011 at 9:59 am

Publicado en Cosas que pasan

Tagged with