Caótico Maligno

Nos

with 2 comments

Hace unos días Ale escribió en su blog un artículo llamado “Los pluralistas”. En él describe como tales a aquellos individuos que, estando en pareja, hablan por los dos. El post está bueno y es entretenido, recomiendo su lectura, comentarios incluidos.

Ese artículo me inspiró a contar una situación donde moran elementos del mismo, y que acaeció hace relativamente poco tiempo. Paso a relatar.

Una de mis compañeras de trabajo, sabiendo que no dispongo de cuenta en Facebook, me propuso crearme una cuenta y agregarla como amiga.

Le brindé numerosas razones por las cuales no deseo una cuenta en Facebook: Que no estoy interesado, que me comunico por otros medios con mis amistades y familiares, entre otras.

Esta situación se repitió varias veces en el tiempo, incluso en compañía de terceros. Ella, jovencita, egocéntrica y un tanto aniñada, siguió proponiéndome lo mismo. Por mi parte, me mantuve en mis trece, esforzándome por evidenciar desinterés. Incluso en una ocasión le recordé que ya habíamos tocado ese tema.

Me cansa la gente reiterativa e insistente que tiene dificultades en entender una palabra simple, de dos letras, como el vocablo “no”. Me da lo mismo si es sordera, obstinación, fanatismo con Arjona, capricho, o un mero hinchapelotismo el origen de esta incomprensión: Es igual de molesto. “No, gracias” es una contestación, no un desafío. Así que decidí que la próxima vez que me formulara la misma propuesta sería la última, evitando en lo posible ser exageradamente agresivo. Trabajo con ella, prefiero evitar una escena ríspida.

Y una tarde, la oferta, tibiamente enunciada, como adivinando el final, llegó una vez más.

 

“Así estamos bien”, le respondí. Seco, cortante, sin mirarla siquiera. Punto final.

“Así estamos bien”.

 

No cuestiono la efectividad de mi réplica –no se habló más del asunto- pero admito que haber empleado una forma de pronombre plural (el “nosotros”) compuso una frase a todas luces inapropiada. Paso a explicarme.

En primer lugar, esa forma de hablar es más común en una pareja. Ella, por si hace falta aclararlo, no es mi pareja, ni lo fue, ni está en vías de serlo.

Encima justo esa frase. Imposible no remitirse al “¿Para qué? Si así estamos bien” propio de las relaciones románticas ya establecidas, donde su enunciación, tajante y terminal como la pregunta que la origina, insta a no profundizar en la dirección sugerida.

En segundo lugar, es una expresión autoritaria y dominante. No sólo la “rechacé”, sino que, arrogándome el control de la relación, le impuse mantener los mecanismos de comunicación actuales, aclarando además mi preferencia por circunscribir nuestra relación al entorno laboral. Tres palabras bastaron para confirmarle que no quiero ver sus fotos en Facebook y encima le definí las pautas para comunicarnos.

Finalmente, tampoco me agrada el carácter posesivo de mi respuesta. Ella quería darme acceso a cierta parte de su vida, yo no. La oración ignora estas diferencias, fundiéndolas en un concepto común aunque irreal, falaz, egoísta y desconsiderado: Que ninguno de los dos quiere el cambio. Esto es lo que más me choca, pues detesto la idea de manipular la opinión de otros; Prefiero que el prójimo manifieste la suya, de la misma manera que exijo que me dejen expresar la mía.

De vez en cuando uso el plural para referirme a mí mismo, como en “allí estaremos”, pero es un recurso lingüístico dotado de elegancia y cierto tinte poético.

Pese a que en mi caso lo considero un desliz de única ocurrencia, tras leer el post de Ale me sentí, al menos en parte, perteneciente a esa vomitiva caterva de “pluralistas”. Desbarranqué, pero retomaré el camino correcto.

Bien, eso es todo por ahora. Saludos cordiales, nos veremos pronto. ¿Qué? Bueno, no se ponga así… Nos veremos si usted también lo desea.

Anuncios

Written by Pablo

06/03/2011 a 4:30 pm

Publicado en Anécdotas

Tagged with , ,

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. “No, gracias” es una contestación, no un desafío es una frase excelente. Y no te pongas mal por haber desbarrancado… los mejores a veces caemos.

    Ale

    20/03/2011 at 1:36 am

    • Hola Ale, gracias por pasar.
      No me puse tan mal, pero tu post me hizo pensar que estaba utilizando una forma de hablar que aborrezco y no suelo usar. Terminé redactando este retorcido artículo.

      Pablo

      20/03/2011 at 3:31 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: